El ciclo infinito en los pilares de la tierra

Los pilares de la tierra es una novela de Ken Follet (@KMFollett), bastante extensa —poco mas de 1000 páginas— y perteneciente al género de ficción histórica. Fue publicada por primera vez en 1989 y ha obtenido múltiples reconocimientos, convirtiéndose en una de las obras más apreciadas de la literatura británica.

El argumento gira al rededor de la construcción de una catedral para el priorato de Kingsbridge, un pequeño pueblo ficticio —en el libro— que progresa gracias a la labor de los monjes, principalmente del prior Phillip, y a la construcción de la catedral.

El libro inicia con la ejecución de un hombre —ostensiblemente inocente— y es de esperarse que la historia en las páginas posteriores, tendrán algo o mucho que ver con este acontecimiento. La trama se desarrolla mientras la vida de varios personajes se entretejen al rededor de la construcción de la catedral, y su destino es afectado, directa o indirectamente, por una guerra de varias décadas de duración y las intrigas de diversos actores.

El libro ofrece una lectura amena, densa en algunas partes —especialmente durante las descripciones exahustivas que hace el autor a propósito de la arquitectura de la catedral y otras construcciones—, pero con un tema interesante que se presta para el drama y la intriga. Además, cuenta con todos los ingredientes hollywoodescos que lo han convertido en un bestseller y una de las obras favoritas y, probablemente, la novela mejor vendida de Follet. Sus página están repletas de intrigas, violencia, sexo, traición, héroes y villanos que nos presentan, si no un argumento muy original, si un argumento interesante y que te puede mantener pegado a sus páginas durante varias horas.

Lo mejor del libro

Dentro de las cosas que realmente destacan del libro —y que además demuestran la afición de Follet por las catedrales—, es la historia que crece y se complica debido a la construcción de la catedral. Si bien el argumento, como tal, recuerda a otros muchos argumentos donde una princesa —en este caso hija de un conde— cae en desgracia, mientras un hombre humilde progresa y aspira a su amor, el hecho de matizar toda la historia con la pasión y el deseo por construir la catedral, le otorgan un cierto grado de originalidad y una perspectiva un tanto diferente a la trama.

A pesar de tratarse de una novela extensa, si disfrutas las tramas con tintes históricos, especialmente localizados en épocas medievales, te aseguro que disfrutarás el libro y se te irá como agua entre los dedos.

Lo que no me gustó

Existen algunos puntos que, desde mi punto de vista, le restan fuerza para convertirse en una de mis obras preferidas:

  1. La historia que se narra, a pesar de ser muy interesante, parece caer en un ciclo sin fin. Los personajes principales interactúan, una y otra vez, exactamente de la misma manera. Es verdad que las circunstancias cambian mientras transcurren las letras, pero pareciera que si quitásemos los eventos accesorios, la interacción seria exactamente la misma: Los personajes antagónicos tratando de vengarse o dañar a los héroes, los últimos librándose —por muy poco— de las maquinaciones en contra y los primeros jurando vengarse nuevamente… y así hasta el final.
  2. Los personajes parecen un poco inconsistentes conforme se adentra uno en la trama. Algunas veces se muestran extremadamente inteligentes y fuertes, y a la vuelta son todo lo contrario, inocentes y torpes. Esto provoca cierta vacilación en la fortaleza de la trama, aunque algunas veces refuerza los eventos para llevar un poco más allá la historia.
  3. Follet describe extensamente ciertos aspectos u objetos que no son tan trascendentales para la trama, mientras que otros que sí lo son quedan un poco en el aire, provocando cierta insatisfacción hacia el final de la obra.

Aclaro, a pesar de los puntos flacos, me parece una buena novela, con un tema muy interesante, para leer y disfrutar durante un buen rato.

Nota: Los pilares de la tierra tiene una secuela llamada un mundo sin fin. Espero tener la oportunidad de leerlo pronto.