La trilogía del vacío

Si eres lector asiduo de la ciencia ficción y te apasionan las operas espaciales, entonces, amigo mío, definitivamente debes darle una oportunidad a la Trilogía del Vacío de Peter F. Hamilton.

Esta serie se compone de tres libros (por algo se llama trilogía): El vacío de los sueños, El vacío temporal y El vacío de la evolución que sitúan al lector en el universo de la Commonwealth, universo al que pertenecen otras de sus obras como La estrella de Pandora y Judas desencadenado —de los cuáles espero escribir un artículo próximamente—. Los libros han sido editados y publicados en español por La Factoría de Ideas.

Peter F. Hamilton posee una habilidad inusual para describir con profundos detalles cada elemento que interviene en la historia, desde los personajes hasta la tecnología. Algunas veces las descripciones, tremendamente detalladas, pueden resultar pesadas, pero es imposible perdérselas cuando son esos detalles los que imprimen mayor colorida o variedad a las escenas.

La trilogía del vacío se ubica 1200 años después de Judas desencadenado y es sorprendente sentir la evolución que experimentado el universo comparado con los libros anteriores. El rejuvenecimiento periódico de los personajes, la inmortalidad virtual que forma parte de la maraña que se entreteje en la trama, la evolución incorpórea digital, las distintas razas que interactuan y las que no lo hacen, en fin, todo en el universo de Hamilton es sorprendente y necesario para la historia: nada está de más.

Los personajes no se quedan atrás: Íñigo y sus sueños, Edeard y sus aventuras en Makkathran, Paula Myo, Gore y Justine Burnelli hacen de las suyas en un teje y maneje de situaciones de acción y política que te mantendrán pegado a sus páginas. Personajes muy bien conseguidos que colaboran y chocan en una trama densa y muy bien lograda.

Un libro muy, pero muy recomendado.