Inicia una nueva etapa

Hace ya bastante tiempo que no actualizaba mi blog; no por falta de ganas, sino por falta de tiempo —o por exceso de pretextos—. Lo cierto es que muchas cosas han pasado desde la última vez que publiqué, y también muchas cosas han dejado de pasar; y he andado un poco —o un mucho— perdido, sin saber muy bien hacia donde me dirijo.

Tal vez sea una crisis de la edad, o me estoy enfrentando a cambios profundos, o simplemente me encuentro deprimido… no lo sé, pero es verdad que me he sentido sin rumbo, y como diría mi abuela, sin oficio ni beneficio. Por ahora existen muchas cosas en mi vida que siento que ya no llenan mis necesidades, o mis sueños. Por eso he iniciado una nueva etapa en mi vida; un cambio radical.

El pasado fin de semana inicié una maestría con la que espero dar rumbo a los años que me quedan por delante, y aunque es un cambio muy grande, siento la necesidad de hacerlo y romper con muchas cosas que han marcado todo mi pasado. Realmente espero no equivocarme en mi decisión, porque aunque lo he pensado mucho siempre queda la posibilidad… pero ¿que es lo peor que podría pasar?

He leído, visto y escuchado un montón de veces que «nunca es tarde para empezar»; en realidad espero que eso sea verdad porque a veces siento que ¡ya se me fue el tren! De lo único que estoy seguro es que los temores quedan fuera de esto, porque me estoy lanzando al vacío con la plena seguridad de que hay una red esperándome al otro lado… sí. A partir de ahora pienso seguir la filosofía de mi abuelo: atrás ni para tomar vuelo. Y aunque siento un nudo en el estómago por enfrentarme a esta nueva etapa —y creo que tengo palpitaciones por el miedo— planeo seguir adelante y ver a donde me lleva.

Ya iré escribiendo sobre mi aventura, en este blog que es más para mí que para alguien más, porque incluso aquí, las cosas también están cambiando.

¡Deseenme éxito!


La foto es de Joshua Earle.