Abre los ojos… ¡hemos llegado!

¡Por fin llego el día! Después de mucho tiempo de planteármelo, de pensar y tomar la decisión, hoy al fin he dado un paso para crear mi blog personal. Para que quede claro, no es una idea que se me haya ocurrido ayer, o hace una semana o incluso un mes. No, ha sido un largo periodo en que he estado dando vueltas a la idea, imaginando la ruta de acción, determinando la temática y muchas consideraciones mas.

Al final me he decido a crear un blog donde poder escribir sobre las cosas que me interesan. A saber: libros, tecnología y temas que considero realmente importantes. Así que será un poco ecléctico, como mi propia vida, pero espero que al menos más interesante.

Para poner las cosas en perspectiva voy a explicar un poco el origen de algunos elementos de este sitio. En primer lugar, como ya se habrán dado cuenta, el nombre Improbabilidad Infinita surge de  La Guía del Viajero Intergaláctico, la genial saga de  Douglas Adams, y algunos de mis libros favoritos. Se que no es nada original, pero en realidad me gusta y me divierte la improbabilidad infinita.

Otro de los elementos unidos al nombre es el cohete que aparece en el encabezado. Se podría pensar que hace referencia al motor de improbabilidad infinita o a los viajes intergalácticos de Arthur Dent, y en cierto modo sí, aunque en realidad se origina por los cohetes de los que tanto se habla en las Crónicas Marcianas de Ray Bradbury.

Al igual que el el motor de impropabilidad infinita, no se a donde me llevará este blog ni como llegaré, pero la razón de ser de este proyecto personal es la necesidad de expresarme y volcar en letras las experiencias y situaciones que hacen de mi vida lo que es. Además, servirá como un registro cronológico de todas esas situaciones y actividades, tanto personales como profesionales.

Creo que esto arroja una idea mas certera sobre las razones por las que elegí el nombre y el cohete; del mismo modo que en esos libros, este es un viaje que hoy empieza para mí, con un destino incierto a través de un camino, espero que largo,  pero que estoy ansioso por empezar a recorrer.

Les pongo sobre aviso: no soy un gran escritor, pero lo compenso con entusiasmo y empeño, así que espero contar con ustedes regularmente y recibir comentarios y sugerencias para mejorar y crecer.

¡Iniciamos el viaje!

Etiquetado como: