11,4 sueños luz: el ciberpunk de Nicholas Avedon

Después de haber leído los primeros dos libros de Los cantos de Hyperion me quedé con ganas de seguir leyendo un poco más de ciencia ficción, aunque no quise continuar con los dos últimos libros de la serie de Dan Simmons (sobre todo porque aun no los tengo). En vez de eso, mi estrategia fue cambiar de aires (y de universo) y encontrar otro autor con buenas referencias. Así que, buscando por ahí, encontré algunas recomendaciones sobre el libro que les traigo hoy: 11,4 sueños luz.

Antes de leer 11,4 sueños luz no sabía nada de Nicholas Avedon, lo cuál es lógico porque se trata de su opera prima. Después de leerlo creo que seguiré pendiente de sus publicaciones porque me parece que apuntan a un buen futuro literario.

Pero no le demos más vueltas al asunto y empecemos con la reseña del libro.

11,4 sueños luz está ambientada en una París del futuro; una megalópolis decadente que envuelve a sus habitantes en una constante lucha por subsistir. Algunos, en el piso cero, alejados completamente de la luz del sol y de las condiciones mas dignas de subsistencia, y otros, los habitantes de las grandes torres, la élite de la ciudad, muy lejos de conocer siquiera la realidad de los menos privilegiados.

La tecnología ha permitido el nacimiento de nuevas manifestaciones del arte, y la evolución de muchas profesiones. Los sueños vívidos, un reemplazo sofisticado del cine y las películas, llevado a un extremo psicológico y sensorial, subrayan la importancia de las emociones y las experiencias a las que la población ya no tiene (o casi no tiene) acceso y por las que está dispuesta a pagar. Este es precisamente el medio de subsistencia de nuestro protagonista, Ariel de Santos.

A lo largo de sus páginas, 11,4 sueños luz nos llevará de la mano junto a sus protagonistas, Ariel, Joanna y Carlos, a través de una carrera desesperada por escapar de la tierra en el proyecto Veluss en busca de una vida mejor, mientras sus vidas se entrelazan y se forman relaciones de amistad y amor para sobrevivir y partir hacia un mundo nuevo.

Lo mejor de 11,4 sueños luz

La historia, en general, está bien escrita y es una lectura amena que con un poco de tiempo disponible, puedes terminar en un par de días. Un libro ideal para el fin de semana; de lectura ligera y con una historia interesante, si bien no del todo original, lo suficientemente buena para resultar digna de ser leída.

La introducción de los sueños vívidos y su peligroso futuro como neurorréplicas, dan suficiente material para desarrollar la historia y generar una buena trama.

Lo que no me gustó de 11,4 sueños luz

Si bien, en términos generales, se trata de un libro decente, tiene ciertos detalles que impiden considerarlo un libro excelente.

En primer lugar, algunas partes de la historia se sienten inconexas y otras carecen de sentido (no especifico cuáles para evitar spoilers). Al leerlo tuve la sensación de que pedazos de historias fueron integrados para justificar (no muy bien) la historia central, dejando un vacío enorme entre ellas. De alguna manera, algunas partes han sido tratadas “inocentemente” provocando vacíos en la trama, con episodios que se introducen de modo muy brusco y que acaban igual.

En segundo lugar, aunque en la sinopsis del libro se promueve, como centro de la trama, la lucha de Ariel por subir a la nave que lo llevará lejos de la tierra, a un lugar mejor, el proyecto Veluss tarda un poco en aparecer y dar sentido a la historia, aunque es necesario reconocer que aparece justo cuando la historia de la vida de Ariel y Joanna en la tierra empieza a perder fuerza.

Algo más. Las escenas de sexo, me parece, están un poco sobre actuadas y perfectamente podrían estar de más. ¿Será que el autor las incluyó en aras de hacer mas “comercial” la obra? No me malentiendan, no soy puritano ni me asusta el sexo; es simplemente que el sexo entre Ariel y Joanna no se siente “natural”, sino que parece haber sido forzado de alguna manera para hacer más “adulta” la historia.

En conclusión…

Si eres fan del ciberpunk, te gusta la ciencia ficción y no le haces feo a todo lo que involucra esta tipo de “universos”, definitivamente te gustará 11,4 sueños luz. Aunque débil por momentos, es un buen libro. Realmente espero que la siguiente entrega de la serie, titulada Lágrimas negras, tal y como lo ha dicho su autor, traiga sorpresas y una madurez visible en la escritura de Nicholas Avedon.

Definitivamente me gustó y lo recomiendo.